Inicio - Start / Sitios de interés - Sites of Interest / Iglesia de Tlaltenango - Church of Tlaltenango


Tlaltenango se ubica al norte de la ciudad de Cuernavaca, ahí donde Hernán cortés levantó un ingenio azucarero del mismo nombre. En la actualidad, Tlaltenango ya forma parte de la ciudad, sin embargo aún conserva un extraordinario sabor colonial gracias a los templos de la Virgen de los Milagros y de San José, en donde año con año se lleva a cabo una vistosa feria en honor de la imagen de Nuestra Señora a la que acuden creyentes, artesanos y danzantes de los estados de Puebla, Estado de México y Michoacán, para venerarla y disfrutar de la algarabía de una verbena popular, que ofrece a los paseantes infinidad de artesanías, regalos, platillos mexicanos y juegos mecánicos. Esta se instala en la Avenida Emiliano Zapata, en torno a la iglesia; la fiesta de Nuestra Señora de Tlaltenango culmina el día 8 de septiembre por la noche.

Se edificó en 1730, para albergar a Nuestra Señora de los Milagros de Tlaltenango, aparecida en agosto de 1720, la que permaneció por diez años en la iglesia de Nuestro Padre Señor San José, construida por Hernán Cortes en 1523, en el viejo pueblo de Zacanco tultenanco, hoy Tlaltenango.

Este santuario que algunos creen construido por José de la Borda, aunque no haya testimonio de ello, tenía en 1850 un retablo cincelado hecho con donativos del pueblo, encabezado por María de los Angeles Pérez Palacios, pero fue substituido por el actual ciprés.La torre se eligió en 1884 a 1886, y alberga la campana más grande que hay en Morelos, fundida en Atlacomulco, cuyas inscripciones dicen: “Nuestra Señora de los Milagros de Tlaltenango”.

Iglesia de Tlaltenango
Iglesia de Tlaltenango  Cuernavaca
Cuernavaca Tlaltenango
Church of Tlaltenango

Tlaltenango is located north of the city of Cuernavaca, where Hernán Cortes raised a sugar mill of the same name. Today, Tlaltenango is already part of the city, but it still retains an extraordinary colonial flavor thanks to the temples of the Virgen de los Milagros and San José, where year after year a colorful fair takes place in honor of The image of Our Lady to which believers, artisans and dancers from the states of Puebla, Estado de México and Michoacán attend, to venerate it and enjoy the revelry of a popular verbena, that offers to the passers-by an infinity of handicrafts, gifts, dishes Mexican and mechanical games. This one is installed in the Avenue Emiliano Zapata, around the church; The feast of Our Lady of Tlaltenango culminates on the 8th of September at night.

It was built in 1730 to house Nuestra Señora de los Milagros de Tlaltenango, which appeared in August 1720, which remained for ten years in the church of Our Father Señor San José, built by Hernán Cortes in 1523, in the old town of Zacanco tultenanco, today Tlaltenango.

This sanctuary that some believe built by José de la Borda, although there is no evidence of it, had in 1850 a chiselled altarpiece made with donations from the town, headed by María de los Angeles Perez Palacios, but was replaced by the current cypress tower. Was chosen in 1884 to 1886, and houses the largest bell in Morelos, merged in Atlacomulco, whose inscriptions say: "Our Lady of the Miracles of Tlaltenango."